La hipnosis clínica sin magia y con consentimiento

La hipnosis como abordaje terapeútico (Shutterstock)

La hipnosis como abordaje terapéutico.

Lejos de los mitos y el show mediático, cientos de psicoterapeutas e hipnoterapeutas clínicos practican esta técnica para ayudar a pacientes a terminar con fobias, ansiedad y estrés.

¿Cómo es esta práctica guiada por la palabra, con respaldo académico y que nada tiene que ver con la pérdida del conocimiento?

Mirada con recelo por la espectacularización que algunos han hecho de ella y temida por muchos que creen que perderán el control, la hipnosis pocas veces es tomada en cuenta para tratar algún problema.

Objetos pendulantes frente a nuestros ojos, chasquidos de dedos, tono imperativo, son posiblemente las primeras asociaciones que realizamos cuando pensamos en ella.

¿Quién no pensó alguna vez que las promesas acerca de que esta técnica puede eliminar adicciones o cambiar conductas en pocas horas es pura habladuría?

Sin embargo, todo eso que creíamos saber sobre la hipnosis es, queridas amigas, ni más ni menos que la imagen que el showbusiness nos vendió, pero no es la realidad.

“Por la experiencia mediática, el público cree que los hipnotizadores dominan a los pacientes, y nada más lejano: el paciente no se duerme, está cómodo, relajado y no se obliga su voluntad.

Es más, no podemos hacer nada si la persona se resiste”, explica Audrey Dupont, psicóloga francesa formada en la escuela Francesa de Hypnosis, quien llegó a la Argentina para trabajar en una institución dedicada a atender a deportistas de alto rendimiento para superar traumas o afecciones.

UN MÉTODO TERAPÉUTICO QUE FUNCIONA.

¿Poder mental?

¿Subyugación?

¿Control?

¿Qué creés que es la hipnosis?

Según cuentan los que saben, es simplemente una forma de comunicación en la cual los psicoterapeutas, hipnoterapeutas, psicólogos clínicos y médicos entrenados en este tipo de terapia incorporan en cada sesión sugestiones estratégicamente diseñadas para esa persona a la que le están facilitando la psicoterapia.

De modo que la hipnosis clínica usada como psicoterapia ayuda a que experimentemos tranquilidad y relajación para así focalizar la atención de la mente consciente hacia nuestro interior y, de ese modo, favorecer los cambios más positivos con mayor bienestar.

Hasta ahora nada de magia.

“La hipnosis es un estado de concentración mental durante el cual la persona focaliza sobre sí mismo y presta más atención a la comunicación terapéutica, por eso la explicamos como un recurso más dentro de la hipnoterapia, como una modalidad comunicacional”, cuenta Carlos Malvezzi Taboada, especialista universitario en Psicología Clínica y director del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis.

Una clásica sesión comienza con una serie de preguntas para conocer el motivo por el cual se acude.

Puede iniciar desde la niñez, indagar sobre la relación familiar, amorosa y sentimientos en general.

Finalizada esta etapa, el paciente decide si continúa el proceso sentado o recostado.

El doctor Malvezzi Taboada comienza sus prácticas contando una historia del artesano que hizo el diván donde se encuentra su paciente y de lo mucho que le gusta tenerlo.

Con voz pausada y monocorde, luego de la puntillosa descripción del sillón, explica lo que está pasando con el cuerpo en ese momento: “Su sangre está fluyendo más suave ahora, muy suavemente.

Llega a todos los rincones del cuerpo, a cada porción de sus tejidos.

Sus pies ahora son livianos, tan livianos y tibios como un vellón de lana. Igual que sus piernas, sus pantorrillas, sus muslos están más livianos.

Cada vez está más lejos esa sensación de cansancio y dolor”, relata.

Hipnosis creativa

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.