Especialista en tratamientos para combatir las fobias especificas con hipnosis clínica en Alicante.

Sesiones de Hipnosis, para superar las fobias específicas (Alicante)

Cuando el miedo es irracional y limitante

Si sientes un miedo intenso o irracional ante determinados objetos o situaciones, debes saber que no estás solo/a, las fobias son uno de los trastornos psicológicos más extendidos en el mundo.

De hecho, se estima que una de cada diez personas sufre algún tipo de fobia.

Solo en España, el 3,5% de la población padece alguna fobia específica, un problema más frecuente en las mujeres.

Son comunes la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), y la aerofobia (miedo a volar), también las fobias a los animales están muy difundidas.

Curiosamente, en los hombres suelen ser más común la hematofobia (miedo a la sangre) y la dentofobia (fobia al dentista).

Sesiones individuales y personalizadas de hipnosis, para tratar las fobias específicas, en alicante

En Hipnosis Creativa las sesiones de Hipnosis en Alicante son realizadas de forma individual y personalizada por Fito García siendo titulado y acreditado con Máster y Doctorado en Hipnosis Clínica y reconocido profesional de la Hipnosis
Clínica Directa, siendo actualmente Delegado para Alicante en la Sociedad internacional de hipnosis clínica SIHC.

En nuestro centro de Hipnosis Creativa Alicante, podemos constatar que la Hipnosis es una gran herramienta, para superar las fobias especificas, de una forma sencilla y con excelentes resultados en nuestros pacientes.

Tarifas del tratamiento

HIPNOSIS PARA LAS FOBIAS ESPECÍFICAS
Precio 1ª sesión
125€ y 90 min.
Precio 2º y siguientes sesiones
75€ y 60 min.
Nº de sesiones
Hasta alcanzar la mejoría deseada

Incluye: Entrevista + Anamnesis clínica + Hipnoterapia

20 años de experiencia clínica

SHCI

Fito García entrevistado en Onda Cero Radio

¿Qué es una fobia?

fobias a las inyeccionesLas fobias son un miedo intenso y desproporcionado que no se corresponde con el peligro real que representa el objeto o situación. En la práctica, se trata de una respuesta exagerada de miedo que a la persona le resulta difícil o imposible controlar.

Existen diferentes fobias:

A las alturas, a los animales, al agua, a la oscuridad o incluso a tragar.

Si padeces una fobia, lo usual es que experimentes una gran ansiedad cuando te encuentres ante el objeto o la situación fóbica, a pesar de que eres consciente de que no representa un peligro real para tu vida.

Sin embargo, en algunos casos esa angustia puede ser tan grande que termina provocando un ataque de pánico.

Tipos de fobias y sus síntomas

Las personas que padecen fobias específicas, a un estímulo concreto, como  por ejemplo, el miedo a los animales, son más propensas a mostrar una activación del sistema nervioso simpático, es decir, tienen una reacción de lucha o huida.

fobia a las aranasEn cambio, quienes sufren fobias situacionales, a una situación,  como el miedo a la sangre o al dentista, suelen presentar una respuesta vasovagal muy intensa que se caracteriza por un aumento de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, seguida por un descenso brusco de ambos parámetros, lo cual causa una sensación de desvanecimiento que puede terminar en desmayo.

Los síntomas anteriores  se acompañan de otras manifestaciones:

Ideas o pensamientos catastrofistas relacionados con el objeto o la situación fóbica.

 Por ejemplo, puedes pensar que no podrás respirar si no sales inmediatamente de ese espacio cerrado o que si ese animal se acerca más a ti te atacará.

Esos pensamientos pueden aparecer solo cuando te expones a la situación que te atemoriza o, al contrario, pueden ser permanentes, en cuyo caso se hace referencia a ideas obsesivas.

–      Ansiedad y miedo intenso y generalizado que no se corresponden con un peligro real.

Por ejemplo, puedes sentir que estás a punto de desfallecer porque tienes que hablar ante un grupo de personas, o la mera idea de tomar un avión te genera un gran nerviosismo.

–      Sensación de malestar, angustia y/o vergüenza provocada por el miedo que experimentas ya que eres consciente de que se trata de un temor irracional, pero aún así no puedes controlarlo.

–      Manifestaciones somáticas como el aumento del ritmo cardíaco, la tensión arterial, la frecuencia respiratoria y la tensión muscular.

También puedes tener temblores, náuseas, sudoración excesiva, mareos, debilidad en brazos y piernas, falta de aire, sensación de opresión en el pecho y visión borrosa.

–      Evitación del objeto o la situación fóbica.

Intentas evitar las situaciones que te hace sentir mal, hasta el punto que descuidas asuntos importantes solo para no volver a sentir ese miedo.

¿Por qué aparecen las fobias?

La mayoría de las fobias están causadas por la huella que ha dejado un evento traumático, ya provenga de la niñez, la adolescencia o incluso la adultez.

De hecho, muchas de las personas que padecen zoofobia han sido víctimas del ataque de un animal y muchos de quienes sufren claustrofobia se han quedado atrapados alguna vez en un ascensor o en una habitación pequeña sin poder salir.

Estas experiencias se han quedado grabadas profundamente en el cerebro, así como las sensaciones negativas que se vivieron, por lo que cuando la persona vuelve a exponerse a situaciones similares, revive esas sensaciones, amplificadas por el miedo.

No obstante, la causa de las fobias no siempre se encuentra en una vivencia personal.

Algunas personas, sobre todo si son muy sensibles, pueden quedar psicológicamente afectadas si han sido testigos de un accidente ajeno, o incluso por una noticia impactante.

Formaliza tu reserva

Formaliza tu reserva llamando al 637-977-761 o accediendo a la página de contacto .

Pide cita